DestacadasSolidaridad con los 5

¡…y Volvieron!

Compartir en

Este 17 de diciembre recordé el sentimiento que sentí hace años cuando en el 2001 fue regresado a la Patria el pionero Elián González. En aquel momento ya había comenzado la secundaria, recuerdo que fue una mañana de sábado. Mi abuela me despertó, por un momento pensé que había sucedido algo porque estaba con los ojos casi a punto de estallar en lágrimas. De un salto salí de la cama. Ella me dijo: ¡Hay que encender la televisión! Mis ojos se humedecieron antes la imagen de soldados del Ejército de Estados Unidos que irrumpieron en la casa de la familia Elián en Miami para rescatarlo. ¡Qué emoción! Para una niña de esa edad tal vez los hechos parezcan difíciles de comprender; sin embargo, todos mis compañeros de clases y los pioneros del país sentíamos un afecto especial por Elián, lo veíamos como uno de nosotros y por lo tanto debíamos defender su causa. Fue una etapa maravillosa donde Cuba se unió desde el Cabo de San Antonio hasta la Punta de Maisí para que el niño volviera a recibir el beso de su padre desesperado.
En ese mismo año, el 23 de junio, nuestro líder histórico y gigante de las luchas de nuestra Revolución, el Comandante Fidel Castro Ruz, expresó públicamente en una tribuna abierta la situación de cinco cubanos que se encontraban encubiertos en el gobierno de los Estados Unidos y fueron encarcelados luego de descubrirse su misión en territorio estadounidense. La noticia abrumó a la población cubana pues hacía solo poco tiempo desde la llegada de Elián y aquello solo significaba que la lucha no había terminado. Aquel día el Comandante concluyó con una frase que se hizo lema de esta batalla: ¡Volverán! Con este motor impulsor la nación cubana y el resto del mundo se unieron en una sola voz de reclamo y justicia. Largas condenas sin una base sólida se arremetieron en contra de estos cinco compatriotas. Nuestro reclamo no cesó en un solo segundo y cada vez se incluían más hermanos en el mismo.
La primera emoción que tuvimos fue el regreso de René, lo cual parecía un sueño. Nuestro primer Héroe estaba en suelo cubano. Luego arribó Fernando y nuestro pueblo combatiente vio esperanza para el resto de nuestros hijos injustamente encarcelados. En el caso de Gerardo, Ramón y Antonio unas largas e irracionales cadenas perpetuas parecían impedirle ver el sol de su tierra nuevamente.
El 17 de diciembre de 2014, la periodista Thalía González apareció en la pequeña pantalla con el comunicado de que nuestro General de Ejército y Jefe del Consejo de Estado y de Gobierno Raúl Castro Ruz se dirigiría al pueblo cubano para hacer un anuncio acerca de las relaciones de nuestro gobierno con Estados Unidos. En cada centro de trabajo, hogar, escuela, corría una sensación inexplicable, debido a que después de 50 años de silencio el hecho de mencionar en una misma oración las palabras: relaciones entre Cuba y Estados Unidos despertó nuestra curiosidad. En mi caso particular no tenía idea de qué pudiera ser una noticia de tal magnitud, no lo esperaba. Cuando escuché a nuestro presidente decir: «(…) como prometió Fidel en junio del 2001, cuando dijo: ¡Volverán!, arribaron hoy a nuestra Patria Gerardo, René y Antonio». La emoción me recorrió el cuerpo, comencé a llorar, a gritar, a mi alrededor todos estaban contentos, esta noticia impactó a toda la nación desde un extremo al otro. Fue una mezcla de orgullo por nuestros hermanos que resistieron durante este tiempo lejos de sus seres queridos y felicidad por tenerlos nuevamente. Raúl Castro agradeció el apoyo de los comités internacionales por la liberación de los cinco, presentes en muchos países, además de la mediación del gobierno de Canadá y su Santidad el Papa Francisco unido a todos los que de un modo u otro colaboraron a esta causa.
La otra noticia fue el inicio de las conversaciones con el gobierno de Estados Unidos, algo tan esperado por nuestro Caimán antillano. Escuché que el Presidente Barack Obama hablaría simultáneamente y sería transmitido por el Canal de Telesur. Cuando cambié de canal, me sentí aún más sorprendida: Obama estaba hablando sobre su interés en restablecer el diálogo con Cuba sobre empezar un nuevo capítulo entre los países de América. Además, expresó que abrirían una embajada en La Habana y los funcionarios estadounidenses llevarían a cabo el diálogo entre ambos países. Dijo que los más jóvenes han cuestionado el aislamiento de la Isla. Indiscutiblemente me pareció estar frente al escritor del libro Dreams from my father (Sueños de mi padre) el cual escribió Obama cuando aún era Senador y donde aparecen ideas de un hombre que realmente buscaba el cambio y el progreso para su país. El congreso estadounidense a pesar de estar dividido en Demócratas y Republicanos fue de armas tomar esta vez, la decisión del Presidente prevaleció por encima de toda duda en el Senado. Claro no podemos negar el hecho de que la decisión no fue aceptada en parte sobre todo por el Partido Republicano, pero aún así los Demócratas permanecieron firmes. Pensé que aquello no era real, después de 50 años finalmente la lucha no sido en vano.

Ayer definitivamente fue un día de sorpresas, no quería dejar de ver la televisión ni un solo minuto. Durante la Mesa Redonda especial y en honor a sus 15 años de transmisión se realizó un programa sobre la llegada de Gerardo, Ramón y Antonio. La periodista Arleen Rodríguez dijo que veríamos a los tres cubanos en su debido momento. Pensé que tal vez la emoción por el regreso sería algo traumático teniendo en cuenta que por ejemplo en el caso de Gerardo no veía a su esposa desde su encarcelamiento y había perdido a su madre al igual que Ramón y Antonio esperaba poder encontrar el abrazo de su madre e hijo. Seguí cada noticia, vi además la intervención del Presidente de Venezuela Nicolás Maduro, quien se encontraba  junto a líderes de América Latina en la reunión de MERCOSUR. Maduro expresó la alegría que sentían todos los países latinoamericanos después de escuchar la importante noticia del regreso de estos cubanos y además comentó acerca de lo positivo en establecer el diálogo con el gobierno de los Estados Unidos. El mundo entero se hizo eco de la noticia y celebró junto a los cubanos esta victoria. Personalidades de todo el mundo fueron entrevistados ayer por línea telefónica: artistas, periodistas, miembros de comités de solidaridad entre muchos otros. La Habana vivió un día de diciembre como ninguno, en sus calles los jóvenes y pueblo en general salió a festejar esta llegada.

En la noche, mientras veía el noticiero, supe que transmitirían la llegada de Gerardo, Ramón y Antonio. Cuando mis ojos vieron el avión y luego que Antonio descendió por la escalerilla no lo podía cree nuevamente, lo primero que percibí fue una sonrisa en su rostro, luego bajaron Gerardo y Ramón y de igual modo tenían el rostro encendido. Las familias estaban ansiosas por regalar lágrimas, abrazos y besos luego de tanta ausencia. Al recibirlos el General de Ejército y Jefe del Consejo de Estado y de Gobierno Raúl Castro Ruz se estrecharon las manos y luego hubo abrazos seguidos de frases como: ¡Puede contar con nosotros para lo que sea Comandante! Además, enviaron su agradecimiento al Compañero Fidel Castro. En la tarde de ayer Gerardo y Ramón  visitaron las tumbas de sus madres, y luego se dirigieron a cada uno de sus hogares. Allí fue cuando vi en realidad que clase de hombres eran. Al llegar un mar de vecinos y amigos los esperaban y ellos respondían con tanto cariño a sus manifestaciones afectuosas. Con toda la naturalidad conversaron con personas que no veían desde hacía tanto tiempo. Quien los veía no pensaba por lo que ellos pasaron durante un injusto castigo de dieciséis años. Fue realmente una experiencia emocionante, imposible de resistir sin dejar correr una lágrima. Niños y niñas, abuelos, mujeres y hombres recibieron a sus héroes, hombres de temple y valor que después de todo lo que pasaron aún tienen esa honesta sonrisa en el rostro como el Che. Nuestra lucha no ha cesado, se solidifica cada vez más. ¡Cuidemos de nuestro pueblo y seamos solidarios con el mundo!

Comments (1)

  1. Este 6 de enero de 2015 recibió el pueblo de Cuba un hermoso regalo: el nacimiento de Gema Hernández Pérez, la hija de Gerardo y Adriana. Después de una larga y anhelada espera la niña nació, saludable y llena de alegría para entregar a sus padres. Nadie puede decir que la distancia separa a dos dorazones llenos de amor y perseverancia.Llegue a ellos las felicitaciones de todo un pueblo.

Comment here

*