DestacadasEducativas

¿Falta de apoyo?

Compartir en

La Universidad de Ciego de Ávila, con sus 36 años de fundada, tiene como reto formar profesionales que respondan a los intereses de los diferentes sectores de la economía. Ello implica la necesidad de una fuerte preparación para lograr la competencia de los graduados, lo que incluye la calidad de las prácticas laborales.

Si bien es cierto que la Universidad dirige todos los esfuerzos a la preparación de los estudiantes con un claustro de profesores de excelencia, la formación integral se ve obstaculizada por temas tan relevantes como las prácticas. «Las prácticas no nos ayudan para nada» –comentan unos–; «Fui a las prácticas en vano» –dicen otros. Cuando vamos a la raíz de las opiniones, encontramos que la Universidad hace las gestiones pertinentes para este proceso y que el problema comienza cuando los estudiantes llegan a los centros de trabajo. Entonces encontramos el «nadie me quería atender» o «me mandaron actividades que no tienen nada que ver con mi perfil».

La realidad es que para todas las carreras las prácticas son una prioridad. Es allí donde los estudiantes se apropian de las herramientas para su futuro desempeño. Si queremos un profesional integral, competente, preparado  y a la altura de las transformaciones actuales, necesitamos unas buenas prácticas, pues la preparación teórica y de principios la recibimos en nuestra casa de altos estudios. ¿Falta de apoyo? Sí, es la verdad, pero no de la institución sino de los organismos. Es preciso estrechar los vínculos, pues ahora somos vistos como algo aislado sin analizar que dentro de unos años trabajaremos para ellos. El llamado es a la conciencia de los directivos de los organismos y a los órganos de la Administración Central del Estado en la provincia. Lo que está en juego es la calidad de la formación superior.

Es válido destacar que para recibir hay que dar, y los universitarios ya estamos dando con nuestra disposición: estudiando y preparándonos; va siendo hora que los organismos comprendan que debemos empezar a recibir. ¿Qué queremos? Sencillo: unas prácticas que enriquezcan nuestros conocimientos, ese debe ser el reclamo de cada estudiante, cada profesor y cada directivo de la Universidad.

Comment here

*