Apreciable aporte de lluvias al manto freático en Ciego de Ávila

Facebooktwitterpinterestlinkedinmail

Cuando la mayoría de los acuíferos subterráneos de la provincia de Ciego de Ávila amenazaban con desfallecer por más de tres años de sequía, llegó el huracán Irma; que aunque no muy lluvioso, su contribución y las sucesivas precipitaciones han venido a reanimar los niveles del manto, con infiltraciones que rebasan los 250 millones de metros cúbicos.
De acuerdo con un sondeo preliminar realizado a los pozos, pues lo habitual es medirlos el último día de cada mes, de las dos cuencas la más favorecida es la del norte, que con capacidad para 573 millones, al cierre del mes de agosto solo acogía 7,43 millones, equivalentes al uno por ciento, y pasado el ciclón había tomado 200,4 millones.
En esta cuenca únicamente van quedando en estado crítico los sectores hidrogeológico número Ocho y 11, ubicados al noreste de la provincia; en tanto que el Nueve y el Cinco mejoraron un poco y ahora están evaluados de muy desfavorables, el último de estos responsabilizado con el abasto de agua a las ciudades de Ciego de Ávila y Morón.
Según las precisiones de Rafael González-Abréu, especialista principal de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico, otro punto crítico que alivió bastante es el sector Dos, de la cuenca Sur (situado entre los poblados de Vicente, Venezuela, Jagüeyal y Colorado), el cual recargó casi nueve millones de metros cúbicos y acumula 10,4. En total, los tres sectores del sur elevaron el volumen de 88,6 millones a 138,7.
“Aunque será la medición de los pozos del último día del mes la que nos posibilitará una visión más precisa del estado del manto, pues ha seguido lloviendo con regularidad, a partir de los niveles que avizoramos hemos ido realizando algunos análisis con los productores, palpando potenciales lugares donde volver a recuperar las áreas de cultivos”, refiere Rafael González.
Septiembre se ha revelado respecto a las lluvias. Hasta el cierre el miércoles 27, sobre la provincia se habían precipitado 393,0 milímetros, el 240,5 por ciento en relación con los 163,4 milímetros de lámina histórica.
En estadísticas ofrecidas por Luís Valero Freyre, también especialista de la referida Empresa, aparecen Bolivia, Ciego de Ávila y Chambas, entre los municipios con los mayores volúmenes de precipitaciones; en tanto que Ciro Redondo (con el 99) es el único que no sobrepasa el promedio mensual.
Otro aporte significativo lo han recibido las presas y lago. El día antes del Huracán los embalses avileños solo almacenaban 11 millones 793 000 metros cúbicos de agua; y hasta este miércoles disponían de 85,7 millones, el 57,4 por ciento. Al tiempo que la laguna de La Leche rebasa su capacidad máxima de 130 millones de metros cúbicos, y La Redonda cuenta con 64 millones, el 80 por ciento de lo posible.

Tomado del Periódico Digital Invasor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*