Política y Sociedad

CELEBRA LA UNICA DÍA INTERNACIONAL DEL IDIOMA RUSO

Compartir en

La Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez Báez celebró con un amplio programa de actividades el Día Internacional del Idioma Ruso. La jornada adquirió un matiz especial con la visita del Primer Secretario de la Embajada de Rusia en Cuba, Aleksadr Yegorov con motivo de la fecha. En un primer momento se realizó un encuentro del Embajador con la Rectora Dra. C. Anisia Ruiz Gutiérrez, y posteriormente se cumplió lo prevIMG_20160606_114123isto en el programa hasta horas de la tarde. En este sentido se destaca la actividad cultural en la casa de la FEU, la inauguración del local de la Cátedra de Estudios Rusos y la visita a la Sala de Historia de nuestro centro. El visitante resaltó la labor que realiza la Cátedra de Estudios Rusos (CER) y su impacto en la comunidad universitaria, asimismo manifestó la intención de realizar alguna contribución con el desarrollo del trabajo que llevan a cabo. En la celebración se cumplió la premisa fundamental de Cátedra de Estudios Rusos, promover el estudio del idioma ruso y su cultura como elementos importantes de la civilización mundial.

Comments (2)

  1. Ya en el sistema escolar cubano había «pasado de moda» el francés. Pero muy buenos profesores se han mantenido y son actualmente gloria para nuestro país, como el Caballero de la Palma de Oro de la Academia de la Lengua Francesa, MSc. José Antonio Correoso y la profesora Grisel Sánchez, de la Alianza Francesa de Santiago de Cuba, ambos mis colegas por largos años en la Universidad de Oriente y en el antiguo Instituto Superior Pedagógico «Frank País. De ambos me siento muy orgullosa.

    Cuando sucedió con el ruso, luego de que tantos jóvenes solo recibieran este idioma en la enseñanza preuniversitaria, teníamos que organizar grupos especiales para actualizarlos y llevarlos al nivel de los compañeros que habían recibido inglés. La barrera psicológica era muy alta.

    En los años 88-91 fui profesora, para su reorientación al inglés, de los desesperados recién graduados de ruso (que llegaron a pasar el último curso en la extinta URSS, para perfeccionar el uso del idioma).

    El primero de los grupos estaba compuesto por profesores con experiencia en las aulas.
    La atmósfera del aula era casi siniestra, por la desilusión, la impotencia, la, la, la…

    A ellos y a los recién graduados les dije siempre que (como después encontré en la Biblia, y resulta igualmente un proverbio- sabiduría popular), «todo lo que sucede conviene», y que se esforzaran y aprendieran el inglés, pero que no olvidaran el ruso, que volveríamos a tener que utilizarlo.

    En departamentos de inglés, he compartido el trabajo con profesores inicialmente graduados de ruso, alguno suma cum laude, en la Unión Soviética, quienes con mucho temor de entrar al mundo «angloparlante», han sido excelentes profesores de inglés, muy queridos por los estudiantes, a pesar de la reticencia con que algunos colegas «anglófilos» aceptaron su incorporación a dichos departamentos, particularmente en los que se dedican a la formación de profesionales de la lengua inglesa.
    Entre ellos, el actual JDept de Lengua Inglesa de la Universidad de Oriente, MSc. Jorge Luis Herrera Ochoa, coordinador en aquella dependencia del Proyecto VLIIR, con Bélgica, y el Dr.C. Carlos Lloga, que imparte disciplinas relativas a la semiótica en la carrera Historia del Arte, de aquella universidad.
    El MSc Alberto Luna, mi compañerito de primaria, es el actual Jefe del Departamento de Inglés para no filólogos (próximamente Centro de Idiomas, con seguridad), y se graduó de ruso, y luego de inglés. La lista sería interminable.

    Sé de tuneros, holguineros, y seguramente habrá de todos los rincones de la isla, que se hicieron másters y doctores desde la investigación en la lengua inglesa y expanden sus saberes por varias partes del mundo.
    Una habanera se reorientó al japonés y ha pasado la vida traduciendo en Japón.

    Finalmente, más de treinta años después (¿será casualidad lo de los treinta años para la renovación, revelación, o lo que sea, de secretos, asuntos no muy afortunados, etc.?), el idioma ruso vuelve a nuestro país, renovado en su fundamento sociológico.

    Me alegro mucho de no haberme equivocado.

    Aún sueño continuar mis estudios (interruptos en el tercer semestre de la escuela de idiomas, allá por el 1983, porque comenzaron a traducirme la gramática y eso no me gusta: no aprendo así), para leer la poderosa literatura rusa en su idioma natal, aunque sea con una lupa y a los 120 años, luego de retirarme.

    Gracias al tiempo, a los ciclos de la vida, y a Uds por su paciencia.

    Miriam E. Milán Martín, Profesora de Lengua Inglesa

  2. Muy bonito el acto por el Día del Idioma Ruso.

Comment here

*