Acontecer AvileñoCulturalesEducativasEfemérides

Evocando el 28 de octubre

Compartir en

El Señor de la Vanguardia —como lo llamara el Che— fue mucho más que un jefe militar distinguido en los combates. Fidel, sus hermanos de lucha y el pueblo cubano sabían que, unido a su valor como guerrillero y a su carisma personal, estaba la madurez y la fuerza de un pensamiento genuinamente revolucionario.

El Comandante Ernesto Che Guevara, al evocar a Camilo en el quinto aniversario de su desaparición, expresó: «Lo que a nosotros —los que recordamos a Camilo como una cosa, como un ser vivo— siempre nos atrajo más, fue, lo que también a todo el pueblo de Cuba atrajo, su manera de ser, su carácter, su alegría, su franqueza, su disposición de todos los momentos a ofrecer su vida, a pasar los peligros más grandes con una naturalidad total, con una sencillez completa, sin el más mínimo alarde de valor, de sabiduría, siempre siendo el compañero de todos, a pesar de que ya al terminar la guerra, era, indiscutiblemente, el más brillante de todos los guerrilleros».

Y, reiterando su admiración por el compañero desaparecido, el Che agregó: «… aquel “¿voy bien?” de Fidel, cuando le preguntara a Camilo, en la Ciudad Militar a los primeros días o el primer día de su llegada a La Habana, no significa la casualidad de una pregunta hecha, a un hombre que de casualidad estuviera a su lado, era la pregunta hecha a un hombre que merecía la total confianza de Fidel, en el cual sentía, como quizás en ninguno de nosotros, una confianza y una fe absoluta».

Camilo Cienfuegos escasamente vivió 301 días después del 1ro. de enero de 1959, pero su pasión revolucionaria fue tan grande que él ha sido inspiración y fortaleza de la obra de la Revolución. Es por ello que la universidad avileña y el pueblo en general, el pasado 26 de octubre rindió tributo en la plaza que lleva su nombre al “Señor de la Vanguardia”, no solo en acto de evocación, sino también de reafirmación de que en el pueblo hay muchos Camilos.

 

Comment here

*