Política y SociedadPor Siempre Fidel

FIDEL CASTRO. OCHO IDEAS SOBRE SU FE EN LA VICTORIA

Compartir en

Autor: Zoraida O´Farrill Heredia.

Fidel Castro Ruz nació el 13 de agosto de 1926, en la actual provincia de Holguín, al oriente del país, y desde muy joven dedicó sus esfuerzos a la lucha revolucionaria por la completa emancipación de Cuba.

En esta empresa, protagonizó momentos trascendentales como el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 26 de julio de 1953, y la posterior lucha armada en la Sierra Maestra que concluyó con el triunfo revolucionario en enero de 1959.

Con la Revolución cubana en el poder, Fidel Castro dirigió el proceso de consolidación de esta y su avance hacia un modelo socialista, a la vez que promovía los principios de internacionalismo proletario y solidaridad.

Su vida y obra lo convierten en paradigma mundial de emancipación y dignidad y, como diría el presidente cubano, Raúl Castro, ‘un ejemplo de intransigencia revolucionaria y fe permanente en la victoria.

Con nuestro trabajo expondremos ocho planteamientos de Fidel que demuestran su fe en la victoria:

  1. “En cuanto a mí, sé que la cárcel será dura como no ha sido nunca para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos. Condenadme, no importa. La historia me absolverá.”
  2. “Por eso el peor enemigo de la Revolución sería la cobardía, el peor enemigo de la Revolución sería la debilidad. Pero a un pueblo valiente, a un pueblo firme, a un pueblo que tiene dignidad, a un pueblo que tiene vergüenza, hay que respetarlo. No solo porque tiene derecho a su libertad y tiene derecho a su soberanía, ¡sino porque sabe defenderla! ¡Tiene el derecho porque tiene el valor y tiene la dignidad y tiene la vergüenza y tiene la fuerza necesaria para defenderla!”
  3. Nosotros hemos sido siempre muy optimistas. Creo que sin ser optimista no se puede ser revolucionario, porque las dificultades que una Revolución tiene que vencer son muy serias. ¡Y hay que ser optimistas! Un pesimista nunca podría ser revolucionario.
  4. La generación venidera será mejor que nosotros, pero nosotros seremos los que habremos hecho posible esa generación mejor.
  5. Pronto deberé cumplir 90 años, nunca se me habría ocurrido tal idea y nunca fue fruto de un esfuerzo; fue capricho del azar. Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos como prueba de que en este planeta, si se trabaja con fervor y dignidad, se pueden producir los bienes materiales y culturales que los seres humanos necesitan, y debemos luchar sin tregua para obtenerlos. A nuestros hermanos de América Latina y del mundo debemos transmitirles que el pueblo cubano vencerá.
  6. Y cualquiera comprende que la Revolución marcha victoriosamente, que hoy es más fuerte que nunca, que hoy tiene en todos los campos más perspectivas que nunca, y que pronto cumpliremos el quinto aniversario de la Revolución y que, al igual que su quinto, cumplirá su quincuagésimo aniversario mientras los traidores envejecerán y morirán rumiando su impotencia, rumiando su odio y lamentándose toda la vida de las traiciones a su patria, de haber abandonado al país para andar como andan; sin dignidad, sin honor y sin patria. Ellos no podrán decir como nosotros; ellos pueden decir “muerte”, ellos pueden decir “traición”, ellos podrán gritar “imperialismo o muerte”.  Solo nosotros tenemos el derecho a poder proclamar, con orgullo:

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

  1. No podemos decir que el dolor se comparte. El dolor se multiplica. Millones de cubanos lloramos hoy junto a los seres queridos de las víctimas del abominable crimen. ¡Y cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

  1. Al referirse a Los Cinco Héroes cubanos presos en Estados Unidos por combatir el terrorismo dijo «Volverán» y volvieron

 

Comment here

*