Culturales

Gremio lamenta muerte del periodista cubano Héctor Zumbado*

Compartir en

La Habana, 7 jun (PL) Aún hoy los miembros de la prensa cubana lamentan en esta capital la muerte del periodista satírico y humorista cubano Héctor Zumbado, la víspera, a sus 84 años de edad.

«Pensar en su muerte trae tristeza doble: una, por la pérdida física; otra por esa añoranza que sentimos de una sátira social a lo Zumbado, ausente desde hace años de nuestros medios de comunicación», explicó Mayra García, directora de la revista Alma Mater.

Para el reportero Charly Morales, de la agencia Prensa Latina, «sus reflexiones fueron una inspiración y un alivio, pues por entonces se escribía poca sátira, eramos demasiado solemnes, y Zumbado hacía algo que la prensa cubana necesitaba y aún necesita: la mirada criolla, el Â�boncheÂ� con criterio».

Por su parte, el periodista y narrador Eduardo Heras León agregó: «fue grande por lo original y porque supo utilizar inteligentemente nuestros defectos y nuestras virtudes, para elaborar un humor de situación que lo hizo inolvidable para quienes tuvimos la suerte de leerlo».

El también profesor y Premio Nacional de Literatura aseguró, en declaraciones a Prensa Latina, que Zumbado fue uno de los más grandes humoristas cubanos y que la huella de su obra es imborrable en la memoria nacional. Por ahora no conozco a nadie que pueda ocupar su lugar, puntualizó.

Un accidente cerebrovascular mantuvo a Zumbado recluído en su casa durante sus últimos años.

Se dio a conocer desde las páginas de la revista Opina, y destacó en la docencia como profesor de Comunicación Social en el habanero Instituto Superior de Diseño Industrial.

Le fueron conferidas la Distinción por la Cultura Nacional y la Medalla Raúl Gómez García, máximo reconocimiento del gremio de periodistas en la isla.

Los artículos que llenaron por años las secciones «Limonada» y «Riflexiones» los domingos del diario Juventud Rebelde, están compilados en libros homónimos.

Es considerado el más auténtico cultor de la sátira social cubana luego de 1959, merecedor en el año 2000 del Premio Nacional de Humor.

*Tomado de http://www.prensa-latina.cu

Comment here

*