UNICA con cinco puntos.

_DSC1100
twitterpinterestlinkedinmail

Reconocer que la Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez Báez (UNICA) es una de los casas de altos estudios en el país con importantes índices de resultados en la esfera de las investigaciones científicas, pudiera parecer una redundancia alrededor de las noticias que, en los últimos años, ha publicado Invasor sobre la institución. La suerte es que no lo es.

En Cuba es muy conocido el desarrollo de la provincia en temáticas relacionadas a los frutales, la piña, los granos del frijol y el maíz, debido a que, en sus inicios, el Centro se enfocó en las investigaciones agrícolas, gracias a los avances de la provincia en este sentido.

No obstante, esta no es la única línea de investigación que se prioriza, como tampoco el único eje temático del que se desprende gran parte de los estudios científicos.
De ello da fe el Doctor en Ciencias Antonio Daquinta Gradaille, director de Ciencia en Innovación Tecnológica en la universidad avileña, quien explica que la UNICA sigue un grupo de indicadores incidentes en el proceso de cerrar los ciclos de dichas investigaciones. El primero de ellos es la concepción de los proyectos, dentro de los que la universidad contempla 19 asociados a programas nacionales, que, a las claras, buscan solucionar determinados problemas del país.

Existen otros siete no asociados a programas, financiados por el Ministerio de Educación Superior (MES), cuyas líneas abarcan áreas de conocimiento avaladas por la delegación territorial de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), que solicita a la universidad el despliegue de investigaciones que tributan a la producción de alimentos.

Otros números reflejan la vinculación de la ciencia a la cotidianidad económica y social, si se tienen en cuenta los 25 proyectos empresariales, 22 centrados en las actividades no económicas como la salud y la educación, 20 considerados como institucionales, y otros 17 coordinados por el “buque insignia de la ciencia avileña”, a decir de Daquinta Gradaille, el Centro de Bioplantas.

Para tales propósitos, se cuenta con un claustro de más de 800 maestros, de ellos 545 vinculados directamente a proyectos, indicador que reconoce a la UNICA como una de las universidades con mejor índice de profesor por proyecto.

Clasifican dentro de las líneas prioritarias las ciencias agrícolas, con énfasis en la biotecnología vegetal, la producción de alimentos, obtención de semillas resistentes al cambio climático (sequía, salinidad); en las ciencias pedagógicas, las investigaciones vinculados con las ciencias técnicas, especialmente la modelación aplicada en los procesos de ingeniería desde el riego hasta las estructuras metálicas; además de la cultura física y el deporte.

Aparejado a la puesta en práctica de los resultados científicos está, también, la publicación de estos en revistas de reconocimiento internacional y alto arbitraje, en las que los avileños posicionan más del 40 por ciento de los 200 artículos emitidos por año.
Precisamente, la Tierra de la Piña prepara el expediente para la aprobación de Jorge Bonilla Rocha como Premio de la Academia de Ciencias de Cuba, quien lleva “averaje” de 21 artículos en publicaciones de este tipo.

Hasta el 2018, Ciego de Ávila ha recibido 19 de estos premios como autor principal, posicionándose como la sexta del país con el mayor número de galardones aprobados y en el puesto 12 de ese medallero; además, adquiere, año tras año, más del 60 por ciento de los premios provinciales del CITMA, ostenta tres internacionales y cinco ramales en el último quinquenio.

Otro aspecto que se suma a los indicadores, son las patentes alcanzadas por la UNICA en proyectos certificados por su alto impacto económico y social, entre ellas, el proceso de obtención de agromelina a partir de los tallos de piña; y otra, otorgada recientemente, por el procedimiento para la obtención de semillas sintéticas de la caña de azúcar.

Sin embargo, contrario a lo que se pudiera pensar, no son las ingenierías las únicas ciencias que tributan al buen paso de la universidad avileña, también lo hacen las técnicas y las sociales, entre ellas la estrategia para la atención educativa integral a los niños, adolescentes y jóvenes con necesidades educativas especiales.

Dos eventos de alcance internacional auspicia la UNICA; uno, el Congreso de Biotecnología Vegetal, realizado los años impares; el otro, la Convención Científica Internacional, en los años pares, y que en este 2018 tendrá lugar del 22 al 26 de octubre con la participación de más de 200 extranjeros de 14 países.

Tres revistas científicas certificadas por el CITMA, otras investigaciones lideradas por el Centro de Bioplantas; el Centro de Estudios Hidrotécnicos, en el que se investiga sobre el uso eficiente del agua, su gestión y ahorro; así como el Centro de Estudios Educacionales y los grupos de trabajo científico asociados a la caña, los frutales y el turismo, son algunos de los logros en estos 40 años de historia.

Por suerte, el pronóstico de la producción científica para tiempos venideros va en ascenso, evidencia del interés de la provincia y el país por potenciar avances de calidad. Un examen que la UNICA volverá a aprobar con cinco puntos.

Tomado de Invasor.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*