Política y Sociedad

Universidades frente a la enajenación y la banalidad

Compartir en
La necesidad de formar a profesionales integrales, capaces de enfrentar cualquier tarea en las más disímiles condiciones, así como un profesorado con cultura del detalle, fue expresada por el Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez en la reunión de balance anual del Ministerio de Educación Superior

 «Estamos viviendo un momento complejo a nivel internacional y la situación actual exige mucho en materia de formación político-ideológica, para con argumentos de nuestra historia, los adelantos científicos, un pensamiento diferente, hacerles frente a la seudocultura, la enajenación y la banalidad que quieren imponernos», expresó Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la reunión de balance anual del Ministerio de Educación Superior (MES).
El mandatario resaltó la importancia de seguir vinculando a los estudiantes con tareas de impacto en la sociedad, y tomó como ejemplo lo realizado por los universitarios luego del paso del tornado por La Habana el 27 de enero último.«Llegaron a apoyar a los damnificados que habían sufrido un impacto tremendo, pero empezaron a actuar con pensamiento propio, porque se dieron cuenta de que algunas tareas no se organizaban con todo el rigor necesario, y entonces empezaron a transformar cosas, como el levantamiento de las afectaciones técnicas, hacer las oficinas de trámites más eficientes y que la entrega de los materiales de la construcción fuera mejor organizada.

«Mostraron un intenso compromiso con la Revolución. Fue una demostración de lo que son capaces de hacer tomando como punto de partida la formación que reciben en clases y que integran a sus principios éticos. Todo adquiere una mayor dimensión como jóvenes de esta nación y futuros profesionales que tendrán que abordar problemas de diversas dimensiones», subrayó.

Precisó como prioridad el trabajo político-ideológico, el hecho de que los cuadros lleguen a cada colectivo de profesores y estudiantes todos los meses, y llamó a incentivar valores dentro del profesorado.

«En la batalla por el desarrollo económico del país hay muchas interrogantes que atender, y una buena parte de esas respuestas están en las universidades», expresó.

Díaz-Canel destacó que todos los procesos de la Educación Superior llevan detalle, exigencia, tienen que ser rigurosos, no puede haber chapucería y formalidad, y significó la necesidad de eliminar trabas, exceso de normas que hacen complejos los procesos, y conminó a ser más proactivos en la búsqueda de soluciones.

«Si no hay cultura del detalle no vamos a resolver los problemas de infraestructura que tenemos, aunque dispongamos del mayor presupuesto, pues hay cosas que se van deteriorando con el tiempo y otras que están mal porque no hicimos nunca nada para que no se deterioraran, puntualizó.

«El proceso de acreditación de los centros de Educación Superior y las carreras es de detalle, si no se falsea; también lo son el ingreso a la universidad y la investigación científica, para que llegue a la innovación. Esto hay que acompañarlo con la batalla ética contra la corrupción y las ilegalidades. Hay que buscar acciones para que aquello que hagamos sea con el objetivo de que todo quede mejor que como estaba antes», subrayó.

Recordó Díaz-Canel que cuando ocupó esa cartera —ministro del MES—, muchas de las cosas que eran preocupación hoy son ya una realidad, y ejemplificó con los cambios ocurridos en la enseñanza del idioma inglés y la creación de los parques tecnológicos.

«Todas las políticas que se han aplicado para el desarrollo de la ciencia son temas que estuvimos debatiendo durante años, como son la gestión universidad-empresa y la política de innovación. ¿Dónde está el conocimiento? En las universidades, por ello tienen una alta responsabilidad en la preparación de profesionales competentes y revolucionarios», insistió.

Avances que abren caminos

Al presentar los resultados de la labor realizada en 2018, José Ramón Saborido Loidi, ministro de Educación Superior, destacó que en el pregrado se mantienen los indicadores globales de calidad, mientras el 97 por ciento de los estudiantes, a través de encuestas en los centros, han reconocido que sus profesores contribuyen a su formación integral.

Sin embargo, aún subsisten insatisfacciones con la cobertura del plan de plazas en carreras muy importantes para el país, como son las de perfil pedagógico, de ciencias básicas y agropecuarias.

El informe señala como una necesidad aumentar el nivel de defensas de doctorados y bajar la edad de quienes realizan estos estudios, que tienen un promedio de 40 años.

Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, subrayó la importancia de que los docentes realicen esos ejercicios de posgrado, así como las maestrías, que permiten elevar su preparación, lo cual se revierte en calidad del proceso de enseñanza.

Por su parte, el Presidente llamó a incentivar valores dentro del profesorado, como la inquietud revolucionaria, y recordó que hay un cambio generacional progresivo en los claustros, que llega hasta quienes dirigen las universidades. «Será precisó elegir bien a quienes asuman estas labores», fundamentó.

En este sentido, precisó que el déficit de fuerza de trabajo capacitada es acumulativo, por lo cual es preciso remover trabas innecesarias en el ingreso, y reconoció que los programas de ciclo corto son una buena vía para capacitar a jóvenes para el trabajo.

«Es un técnico superior, bien preparado, con una formación básica universitaria y de la especialidad, que lo adquiere en dos años. Hay organismos que están planteando sus necesidades, que superan en algunos casos las posibilidades de los centros de Educación Superior, pero estoy seguro que con innovación, conocimiento y compromiso se encontrarán las respuestas a todos los desafíos», puntualizó.

En la reunión se explicó cuánto se ha realizado en los últimos años para organizar y desarrollar los procesos de la Educación Superior en el país. En relación con los encadenamientos, Díaz-Canel hizo hincapié en la importancia de potenciar los vínculos de la investigación con la economía nacional, el turismo, visto como locomotora económica, y el sector no estatal.

A esta reflexión añadió que es necesario disminuir las importaciones, pues hay muchas cosas que pueden desarrollarse en el país y no se hacen; mientras hay exportaciones que son importantes si se quiere recaudar las divisas que se requieren para cubrir las necesidades de la población.

Destacó que la Educación Superior tiene que ser abanderada de las tres herramientas que se les ha pedido desarrollar a los organismos y empresas del país. «Está la comunicación social, que ya tenemos una política a nivel de país, y la informatización de la sociedad, en la que las universidades tienen un espacio importante. Como tercer aspecto está la investigación científica para resolver los problemas del país, y nuestras universidades tienen una posición de avanzada».

A la reunión asistieron, además, Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; Olga Lidia Tapia Iglesias, integrante del Secretariado del Comité Central del Partido; Niurka González Orberá, secretaria general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la Ciencia y el Deporte; Raúl Alejandro Palmero Fernández, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria, así como rectores y otras autoridades universitarias.

Comment here

*