#Unica 2020Acontecer AvileñoBIOPLANTASCiencia y TécnicaDestacadasEntéreseTecnología

Ciencia con rostro joven

Compartir en

Sencillez es quizás el primer adjetivo que viene a la mente de quien conoce -aunque sea de manera virtual-a este joven baraguense de 29 años, investigador del Centro de Bioplantas adscrito a la Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez Báez.

Todas las historias, tenga su contador mayor o menor oficio de palabra, tienen un inicio. El de esta radica en el deseo de mostrar el lado humano de muchachas y muchachos que lejos de los focos de la gran prensa, aportan callados al futuro de una Cuba con todos y para todos. Quizás esta tiene un comienzo dentro de otro, y se encuentra en la osadía de una comunicadora preguntona, que evadiendo husos horarios, los que separan a Murcia y Ciego de Ávila, empleando Facebook y WhatsApp robó horas de estudio al nativo de Colorado, horas frente al microscopio o la computadora, extrañando a los viejos, a su familia, a los amigos.

Como quien percibe su trabajo como algo natural, sin nada que destacar, cuestionó asombrado el porqué de la entrevista. Aunque mérito suficiente es tener currículo extensísimo, con estancias lejos de la Patria, sumándole a uno de los periplos que se paralicen las fronteras, y estés tú al otro lado del mar, en España, confinado por Covid 19 y con la zozobra añadida de estar lejos de la casa y solo.

Licenciado en Biología en 2014, por la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas,  y Máster en Agrobiotecnología, por el Centro de Bioplantas, en  2018; ha integrado varios proyectos de investigación en su centro laboral , realizando  trabajos científicos de alta significación para el territorio local y nacional en el aspecto económico y el desarrollo biotecnológico, como en el Proyecto Nacional (INCA-MES): Aplicación de tecnologías nucleares para la obtención de genotipos con mayor adaptación a los efectos del cambio climático (altas temperaturas, sequía y enfermedades) en diferentes cultivos de importancia económica; el Proyecto Nacional: Conservación de recursos fitogenéticos de granos, hortalizas, frutales y leguminosas como contribución al logro de la sostenibilidad alimentaria en Cuba; el Proyecto de Granos: Mantenimiento y multiplicación de semillas de maíz y frijol en apoyo a la producción de granos de la Provincia Ciego de Ávila; Proyecto institucional: Evaluación de Plantas transgénicas; Proyecto Internacional: Proyecto para fortalecer un Sistema de Innovación Agropecuaria en el Desarrollo Local (PIAL): Programa de Innovación Agropecuaria Local (PIAL); FONCI: Sistema de Innovación Agropecuaria Local como herramienta de apoyo a las estrategias locales y políticas nacionales.

Quince publicaciones en revistas internacionales de alto factor de impacto y una envidiable participación en eventos, congresos y cursos internacionales en los que resaltan el V Simposio internacional de fruticultura tropical y subtropical 2017, el IX Simposio internacional de Piña Biotecnología Habana 2017, el XIII Simposio Internacional de Biotecnología Vegetal 2018, el XII Congreso Internacional de Biotecnología Vegetal y Agricultura BioVeg 2019, validan también su labor.

Párrafo largo el anterior, pero necesario, pues los aportes de Lázaro no radican en la subjetividad de quien escribe, sino que son medibles, y cual hormiguitas laboriosas van trazando un camino, cumpliendo con principios internos y externos; esos de mirar con ciencia al surco para hacerlo producir, de resolver con miles de limitaciones problemas acuciantes vinculados a la alimentación, al cultivo de granos, de hortalizas, de frutales, siempre desde la autonomía y el desarrollo sostenible. La perseverancia de este bisoño que empezó a foguearse en las prácticas que como estudiante de la UCLV lo llevaron hasta el Jardín Botánico de central provincia cubana; es la que lo mantuvo durante más de 6 meses en el laboratorio de Nutrición de Plantas, Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS-CSIC), Murcia, España, desarrollando parte de su investigación doctoral. Un doctorado que quiere pronto, pero sin apuros, porque la ciencia requiere esfuerzo, pero también tiempo.

Lázaro está de regreso a Cuba desde el lunes 20 de julio, pero los protocolos higiénico-sanitarios lo privaron 15 días más del abrazo de los suyos. Forma parte de los viajeros cubanos que procedentes del exterior permanecen en Centros de Aislamiento cumpliendo cuarentena obligatoria y a la espera del PCR, examen que quien escribe vaticina Negativo, con tanta nobleza no puede irle mal. Si algo valioso nos ha dejado el virus es la actitud de las nuevas generaciones, desde disímiles trincheras, ya sea en zona roja, de mensajeros, como héroes comunes. Este guajiro (viajemos al origen del término) aunque crea no habérselo ganado es uno de ellos, de los jóvenes por la vida. De los que fuera de Cuba dejan una estela de recordación y deber cumplido, aportaste muchacho sí, tu gente de Bioplantas, de la UNICA, lo saben y te reciben orgullosos.

Por: Yeneyd González Rodríguez.

Revisado por: Grupo Editorial Periódico Universitario El Generalísimo.

Fotos: Cortesía del entrevistado

Julio ,2020.

 

Nota: Con PCR negativo, el entrevistado ya esta incorporado a sus labores cientificas en el Centro de Investigaciones de Bioplantas.

Comentarios (2)

  1. Sin dudas un ejemplo para todos los que junto a él, compartimos intensas horas de estudio en nuestra UCLV. Bravo mi hermano!!! Sigue dando duro y pa’ alante que es mucho camino el que falta por recorrer. Un abrazo del familión de Cfgos, contentos de tenerte otra vez en casa y saludable.

  2. Exelente…me llena de orgullo, es mi primo…

Comenta aquí

*